martes, 16 de abril de 2013

DEBATE DEL ESTADO DE LA CIUDAD



El jueves de la semana pasada se celebró el debate del estado de la ciudad de Ceuta, un pleno extraordinario donde se reúnen los políticos que representan a la ciudadanía Ceutí  para analizar la situación de la misma en el último año. Por supuesto el Sr. Vivas defendió  su gestión, algo tan normal como el hecho de que la oposición planteara en sus intervenciones aquellos aspectos de la vida de la ciudad en los que no se había mejorado, aquéllos en los que se había empeorado y las soluciones que consideraban se debían aplicar para corregirlas.  Esto es lo esperable en una democracia.
Dos días después de este debate, quizás para justificar su cargo en el gobierno de la ciudad y su ausencia en el debate, el representante de Ceuta en Madrid da una rueda de prensa para hacer el análisis del análisis hecho en el debate. Y he aquí que como si del avispado vendedor de humo se tratase, transforma lo visto y oído en dicho debate, en otra cosa, donde  la oposición es el coco y el presidente es un coco.
Es curioso que su discurso fuese tan simple y ramplón, porque critica a los que llaman a Vivas Ali baba, pero él llama a la oposición pin y pon, ridiculizándolos…. Criticándolos además por hacer lo que se espera de ellos, Sin embargo él no da la talla al hacer un análisis muy superficial del debate y concluir diciendo que la política de Vivas se caracteriza por el  “rigor y austeridad en su política presupuestaria” cuando hace menos de una semana el Tribunal de cuentas emitió un informe que es demoledor con la gestión que Vivas esta haciendo en todos estos años con el dinero publico, donde se llama al orden al gobierno de la ciudad porque están incumpliendo las recomendaciones realizadas por este organismo en años anteriores para corregir el grave descontrol que existe en las contrataciones publicas, donde se están produciendo un gran numero de irregularidades, un exceso de fraccionamiento indebido, adjudicaciones tramitadas por la vía  de urgencia insuficientemente justificadas, contrataciones innecesarias de consultarías…
En definitiva, del debate del estado de la ciudad sobraron los circunloquios y los autohalagos y se debería haber obtenido un gran pacto para atajar los grandes problemas de la ciudad, sin embargo esto no ocurrió, y esa creo es la critica principal de este hecho, en lo que nos afecta a la ciudadanía.

Érase una vez una ciudad donde se quedo a vivir el vendedor de humo.

Salud y hasta la próxima semana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada